02 diciembre 2009

Pecados Capitales y Veniales

La Iglesia hace una división entre los pecados capitales y los veniales. Los Pecados Capitales son considerados mayores, ya que al realizarlos se destruye toda gracia y reciben la condenación eterna.

Los Pecados Veniales, son aquellos de los cuales podemos ser perdonados y absueltos mediante los sacramentos del cristianismo. Para que caer en Pecado Mortal (Capital) la falta debe ser realizada con pleno conocimiento y consentimiento, además de tener como objeto una “materia grave” (infracción a los diez mandamientos). En los Pecados Veniales se frena el progreso del alma para realizar una virtud o se obra con ignorancia involuntaria, pero no se rompe totalmente la relación con Dios; sin embargo resulte dañada, pues predispone a la persona a caer en pecado mortal.

Para el perdón de los Pecados Veniales y evitar los Pecados mortales se deben desarrollar las “Siete Virtudes de la Iglesia Católica”, que están en contraposición a los Pecados Capitales, estas son: Castidad, Templanza, Caridad, Diligencia, Paciencia, Compasión y Humildad.

Para evitar la ignorancia al violar los Mandamientos, el cristianismo puso en circulación los Pecados Capitales. Sin embargo, fue la ayuda de escritores como Dante y otros artistas que lograron popularizarlos a tal grado que los veniales pasaron al desuso, pues encontrar a alguien con tal inocencia capaz de realizarlos es muy difícil. Ahora ya sabemos que si queremos evitar los castigos que se describen en la Divina Comedia, debemos llevar una vida lo más correcta posible.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario